Para el caso de Piura, los envíos de panela no se han detenido a pesar de la emergencia. Bajó la exportación de banano y el mango no se ha visto afectado. 

La pandemia paralizó el comercio. Europa, el principal destino de las exportaciones piuranas, cerró las fronteras y la demanda disminuyó. Sin embargo, con la apertura paulatina del comercio los exportadores señalan que hay mucha esperanza en los mercados.

En el caso de Piura, la emergencia empezó cuando la campaña de mango y uva había terminado. Eso favoreció a los productores de estas frutas. No pasó lo mismo con el banano, que se cosecha todo el año. Los envíos se han reducido a menos del 50%. El café y el cacao recién inician cosecha y ya hay buenas ventas, las mismas que se concretaron antes del inicio de la pandemia.

Santiago Paz, gerente de Norandino señala que la cosecha de café se ha duplicado. “Tenemos 30 mil quintales por procesar, es el doble del año pasado. Hemos vendido 125 mil y estamos trabajando con todos los protocolos de seguridad. El principal problema es el tener que reducir personal para cumplir con el distanciamiento, pero analizamos la apertura de otro turno”, señala.

El presidente de la Cámara de Comercio y Producción de Piura, Ricardo Álvarez, señala que aún no hay cifras de la afectación, pero se estima que ha habido una baja en el envío de productos como la palta, que está en plena cosecha

Panela
Santiago Paz señala que, en el caso de la panela la demanda ha crecido y los productores han estado trabajando, por lo que se ha abastecido al mercado. Álvarez destaca que las empresas agroexportadoras han cumplido con los altísimos estándares de bioseguridad y por ello reportan muy pocos contagios, entre sus trabajadores, al igual que las defunciones. “Trabajar con alimentos ha llevado a que los trabajadores estén muy bien protegidos durante esta pandemia”, agregó.

FUENTE: La Hora